martes, 24 de noviembre de 2015

Medicamentos "milagrosos" a mediados del XIX


Con este post, abro hoy un nuevo apartado o sección de curiosidades históricas, en relación con el ámbito temporal y temático en el que me muevo en este blog. 

Hace unos días repasando la prensa local gaditana de mediados del siglo XIX, me he percatado de la cantidad de información que aportan las últimas páginas. Los periódicos de la época solían tener cuatro páginas diarias, menos los lunes, que solo tenían dos. Pues bien, las dos últimas páginas, o la última en el caso de los lunes, se dedicaban información sobre transportes, noticias religiosas, el tiempo y anuncios en general.

Entre los productos que se anunciaban con asiduidad, estaban ciertos medicamentos, cuyas cualidades los habrían convertido en ocasiones en la panacea universal de ser cierto todo lo que se ponderaba de ellos. 

A continuación, como curiosidad,  incluyo algunos apuntes sobre lo que se afirmaba en estos anuncios de prensa sobre alguno de estos "medicamentos milagrosos".

El Aceite de Hogg, a base de  “de hígados frescos de bacalao”, era indicado para la “tisis, afecciones escrofulosas, tos crónica, reumatismos, flaqueza de los niños y debilidad general". ¿Quién lo hubiera dicho?: al parecer los vendedores del producto tenían ya la solución al problema de la tisis, nada menos. 



Luego estaba el “Verdadero Le Roy”, en líquido y en píldoras,  que curaba las “enfermedades ocasionadas por la alteración de los humores”. Sanaba “con toda seguridad sin producir jamás malas consecuencias”,  y ello con solo tomar el medicamento durante cinco días seguidos.



El producto llamado “Píldoras Dehaut”, era tan novedoso que contenía “principios no conocidos por los médicos antiguos” y cumplía “todas las condiciones del problema del medicamento depurativo”. Los médicos que empleaban este medio, según la publicidad,  no encontraban enfermos que se negaran “a purgarse so pretexto de mal gusto”. 



En 1869 se anunciaban “los verdaderos granos de salud del Doctor Franck”, píldoras que eran “las únicas autorizadas” según el anunciante y eran el “purgativo más eficaz y más saludable”. Por supuesto, cada caja llevaba una firma de un señor extranjero que le daba un sello de calidad y eficacia indiscutible: la de A. Rouviere. La fábrica, mira por dónde querido lector, era también extranjera, estaba ubicada en el “hotel Richelieu vis-à-vis  de la rue d´Antin” . Con tal nombre nadie podía dudar de la calidad y eficacia del producto.   



Para terminar este breve y divertido (espero) recorrido por aquellas medicinas, cuyos efectos beneficiosos (supuéstamente) ya habríamos querido disfrutar hoy en día, citaré  uno que me parece más peregrino aún: el Dentífrico de Dethan, que aportaba belleza, no solo a los dientes, sino también a las encías y labios, todo ello según el anunciante del producto.  Estaba dotado de “un perfume y un sabor esquisitos” y daban un olor agradable al aliento. Los labios adquirían “un color vivo y  hermoso y las encías salían fortalecidas. El producto, más que milagroso, impedía las caries y calmaban “instantáneamente los dolores” cosa que no es de extrañar si agrego que se anunciaba explícitamente que contenía opio.


Además del obligado establecimiento en París, cuya relación nunca faltaba en estos anuncios, el dentífrico se vendía en las farmacias de Jordán y Martínez, en la de Las Columnas y en la perfumería de Cortes y Arturo (C/ Ancha, 18).


2 comentarios:

  1. Bravo Antonio. Por dedicar tu tiempo a darnos a conocer curiosidades.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, me ha hecho recordar algunos productos "milagrosos" que también se vendian en mi pais Ecuador y en toda L.A

    ResponderEliminar